Blog-Relato: Algo que no veo (I)

algoquenoveoErnesto fué un repartidor que trabajaba en Oviedo (Asturias). Un día decidió escribir en un blog contando sus vivéncias y desventuras hasta su fatídico final. El blog fué cerrado, pero yo conservo su historia.

 


ALGO QUE NO VEO (I)

Mis razones
Martes, 3 de mayo de 2005

Algo que no veo nace a causa de mis obligaciones en el curro. Soy mensajero. Tengo un moto muy chula y un traje a juego. Como mensajero mis funciones son el envío, ya sean paquetes, sobres, animales (dentro de un tamaño) y demás enseres que los ociosos personajes de esta ciudad se énvian entre sí.

Es un título algo pretencioso a mi forma de ver (a juicio de una opinión objetivada). Bién podía ser un blog crítico o misterioso que destapara o simplemente inventara conspiraciones, o relatara las desventuras de un forajido atormentado por sus problemas mentales a la hora de buscar sentido a su propia vida. Pero no va ser así. Las anecdotas en mi curro no tienen mayor transcendéncia para mi que para quien este leyendo esto. Son simples vivéncias a ojos de un simple mensajero que busca la manera más simple de pasar el rato. Bién podía haber creado mi propio espacio, pero según mi redundáncia a la hora de “simplificar” gastos y esfuerzos, me decanto por la opción más… barata(simple, simple y simple)

Algo que no veo dará la vida a este blog, en sentido literal. Mis paquetes y sus historias son desconocidos para mí, y aunque a veces se me revela su contenido, es casi siempre un extráño dándome la anecdota del día.

Pues aqui estoy. Me llamo Ernesto y este es mi primer blog y mi primera entrada. Soy mensajero y me gusta escribir. No hace falta saber más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *